Pasar al contenido principal

Fue entregado el proyecto al Parlamento

Rendición de Cuentas focaliza en primera infancia y regularización de asentamientos

01 de Julio del 2021

En el proyecto de Rendición de Cuentas entregado este miércoles al Parlamento Nacional, el Gobierno dispuso destinar 50 millones de dólares por año para el programa Primera Infancia, mediante asistencia económica a familias, salud y educación. Además, prevé la creación de un fideicomiso que se nutrirá de las tasas afectadas a la compra de predios del Instituto de Colonización, por valores de entre 15 y 20 millones de dólares, que se destinarán a programas de vivienda.

La vicepresidenta de la República, Beatriz Argimón, recibió la Rendición de Cuentas y el Balance de Ejecución Presupuestal 2020 de parte del equipo económico encabezado por la ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche, y el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Isaac Alfie. Arbeleche dijo que el Gobierno continúa en el rumbo trazado en el Presupuesto Nacional, a lo cual se agregan los gastos del Fondo Coronavirus previstos para 2021.

El Presupuesto Nacional innova con la incorporación de dos programas vinculados a políticas sociales dirigidas a los sectores más vulnerables, como la niñez de 0 a 3 años y la población que habita en viviendas precarias. El programa Primera Infancia dispondrá de unos 50 millones de dólares para su ejecución, que incluye transferencias monetarias para la asistencia a embarazadas; acompañamiento de padres que se hagan cargo de los primeros meses de vida de sus hijos; y el refuerzo de la asistencia a niños por parte de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE). Además, se hará foco en la concurrencia a los centros educativos.

En referencia a la regularización de asentamientos, expresó la preocupación del Gobierno en la materia, porque hay más de 600 en todo el país. En ese sentido, explicó que algunos artículos de la Rendición de Cuentas ofrecen mayores recursos para un programa diseñado por el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (MVOT). Asimismo, el proyecto prevé la creación de un fideicomiso que se nutrirá con las dos tasas afectadas en la actualidad a la compra de predios por parte del Instituto Nacional de Colonización (INC). Por este concepto, el Estado recauda por año entre 15 y 20 millones de dólares, precisó Arbeleche. Añadió que el objetivo es, con ese flujo de recaudación, emitir títulos para financiar el programa y duplicar los fondos destinados a relocalizar asentamientos.

Desde el inicio de la actual administración, la directiva para el INC es no adquirir más tierras, ya que cuenta con 600.000 hectáreas, de las cuales más de 300.000 son de su propiedad. Asimismo, expresó que el proyecto de Rendición de Cuentas no considera el aumento de ningún impuesto, y recordó que el artículo 4 del Presupuesto Nacional aprobado en 2020 contempla una recuperación salarial para los funcionarios públicos, a partir del 1 de enero de 2022. Sobre las acciones ejecutadas, Arbeleche recordó que a pocos días de asumir el actual Gobierno, el 1.° de marzo de 2020, se registraron los primeros casos de COVID-19 en Uruguay, por lo tanto, una parte importante de la Rendición de Cuentas está vinculada con gastos dispuestos para atender las necesidades sanitarias, sociales y económicas.

Además, el Parlamento aprobó la creación del Fondo COVID-19, que permitió gestionar los gastos relacionados con la pandemia mediante ese instrumento, puntualizó. El equipo económico presentó las políticas sociales desarrolladas en 2020 con foco en lo social, el mantenimiento del empleo y en acompañar a los trabajadores. También se incentivó mediante políticas específicas a las pequeñas y medianas empresas, a través de exoneraciones tributarias y de seguridad social y facilidades de crédito, además de impulsar la inversión.

La ministra indicó que en 2020 el Gobierno logró ahorros en los gastos no relacionados con el COVID-19, lo que permitió apoyar a los sectores más necesitados en un contexto de no aumento de impuestos. A pesar de la débil situación fiscal inicial, de la situación de COVID-19 y del no aumento de impuestos, el año pasado se lograron cumplir todos los objetivos fiscales trazados, después de mucho tiempo, destacó.

Fuente: Presidencia de la República

Compartir